MG 9716

El académico que lidera  el Laboratorio de Exploración Espacial y Planetaria, del Departamento de Ingeniería Eléctrica, participó como expositor en el Congreso Futuro 2019, evento de divulgación científica más grande de la región. Durante su presentación explicó los desafíos científicos y los beneficios sociales que implica la construcción de nanosatélites en el país.  

Ante un salón lleno y con un público expectante, el académico de Ingeniería Eléctrica, Marcos Díaz, presentó en el panel “Soluciones Tecnológicas para el Mundo” del Congreso del Futuro.

En su presentación el académico contó la historia y los aprendizajes de la construcción del nano-satélite SUCHAI 1 así como los desafíos que supone la confección y puesta en órbita de Suchai 2 y 3.

“El nombre de Suchai responde a las siglas “Satélite de la Universidad de Chile para la Investigación Aeroespacial” y a la palabra “suyai” que en mapudungún significa esperanza”, explicó el investigador.

Para el  profesor Marcos Díaz, la gran relevancia de Suchai como nano-satélite radica en la esperanza, desafíos y beneficios que significa tener un programa espacial en Chile. Asimismo destacó que una de las ventajas que tiene SUCHAI respecto a otros grandes satélites es que el primero puede estudiar fenómenos que ayudarán a comprender cómo evolucionará la humanidad en el futuro: “Por ejemplo, estamos planeando un experimento donde llevaremos una planta al espacio y veremos cómo reacciona este ser vivo en el espacio”, indicó.

“Este es uno entre varios desafíos tecnológicos por  hacer”, afirmó y añadió que el desarrollo de un programa espacial en Chile  es un gran ejercicio para desarrollar capital humano avanzado.

“Los programas espaciales son eso. Estamos trabajando un grupo de académicos y autoridades del país para desarrollar un programa espacial que nos permita desarrollar habilidades de formación de capital humano avanzado. Nuestro equipo – refiriéndose al equipo de Suchai- son el secreto de lo que  estamos desarrollando”, finalizó el académico.