Matías Afirma Que La Tecnología Del Robot  “en Algunos Aspectos Es Una Obra De Ingeniería Impresionante Y En Otras No Difiere Mucho De Lo Que Desarrollamos En El DIE”.
Matias-geminoid
Matías afirma que la tecnología del robot “en algunos aspectos es una obra de ingeniería impresionante y en otras no difiere mucho de lo que desarrollamos en el DIE”.
Geminoid-bachelet
“Hola Presidenta Michelle Bachelet, es un honor para mí estar en el Quinto Congreso del Futuro”, saludó el Geminoid Hi 4, en su encuentra con la Mandataria.
Matias-equipo
El equipo que colaboró para poner en operación al robot japonés, aquí en su presentación en el Centro Cívico de Vitacura.
Matiasmattamala
Matías en la Plaza de la Constitución, probando el audio para hablar con la Presidenta en La Moneda.
Matias-Kohei Ogawa
Con Kohei Ogawa ajustando detalles para la inauguración del Congreso del Futuro.
Robotcongresofuturo
Geminoid HI fue una gran atracción en el Congreso del Futuro realizado en enero último en Chile.
Robot-Kohei Ogawa
Kohei Ogawa con el robot, fabricado a semejanza de su creador, el japonés Hiroshi Ishiguro.
Matías Afirma Que La Tecnología Del Robot  “en Algunos Aspectos Es Una Obra De Ingeniería Impresionante Y En Otras No Difiere Mucho De Lo Que Desarrollamos En El DIE”. “Hola Presidenta Michelle Bachelet, Es Un Honor Para Mí Estar En El Quinto Congreso Del Futuro”, Saludó El Geminoid Hi 4, En Su Encuentra Con La Mandataria. El Equipo Que Colaboró Para Poner En Operación Al Robot Japonés, Aquí En Su Presentación En El Centro Cívico De Vitacura. Matías En La Plaza De La Constitución, Probando El Audio Para Hablar Con La Presidenta En La Moneda. Con Kohei Ogawa Ajustando Detalles Para La Inauguración Del Congreso Del Futuro. Geminoid HI Fue Una Gran Atracción En El Congreso Del Futuro Realizado En Enero último En Chile. Kohei Ogawa Con El Robot, Fabricado A Semejanza De Su Creador, El Japonés Hiroshi Ishiguro.

En el marco del Congreso del Futuro realizado en nuestro país, Matías Mattamala, alumno de magíster del DIE, formó parte del equipo que apoyó la participación de Geminoid HI, robot elaborado a imagen de su creador el académico e investigador de la Universidad de Osaka, Hiroshi Ishiguro.

Aún resuenan excelentes comentarios acerca del Congreso del Futuro, realizado este verano en Chile pero, particularmente, uno de los pasajes que despertó enorme curiosidad de los asistentes fue el  robot Geminoid Hi-4,  fabricado a imagen del académico e investigador de la Universidad de Osaka, el japonés Hiroshi Ishiguro  (HI sus iniciales con que nombró a su robot). Invitado al evento, el profesor envió, en su lugar, a su asistente Kohei Ogawa y a su robot Geminoid, nominando a este último como su “representante oficial”.

Dada la ausencia de su creador, los estudiantes del Departamento de Ingeniería Civil Eléctrica, DIE,  Luz Martínez -alumna de doctorado en ingeniería eléctrica- y Matías Mattamala –alumno de Magíster en Ingeniería Eléctrica e Ingeniería Civil Eléctrica- fueron elegidos para armar y poner en operación al robot.

En la víspera, la organización del Congreso se había comunicado con el profesor del DIE, Javier Ruiz del Solar para solicitar apoyo técnico en la visita del profesor Ogawa, por cuanto el manejo del robot requería gente más especializada que hubiera trabajado en el tema.

El profesor Ruiz del Solar los contactó porque ambos tienen experiencia en el trabajo con robots: Luz trabaja con el robot Bender que se diseñó y construyó en el DIE, mientras que Matías trabaja en el equipo de fútbol robótico con los robots NAO. Ambos han participado en la RoboCup en reiteradas ocasiones. http://www.robocup2016.org/en/

Junto a ellos estuvieron en el equipo de apoyo Adrien Quisefit, director de relaciones estratégicas del AMTC, y Rosario Aranda de la Academia Diplomática.

Comunicaciones del DIE conversó con Matías Mattamala para conocer sus impresiones luego de su trabajo con el robot Geminoid y aquí les presentamos los principales pasajes.

Matías trabaja en el Laboratorio de Robótica del DIE desde 2011 bajo la supervisión del profesor Javier Ruiz del Solar con los robots NAO del equipo de fútbol robótico, diseñando nuevos sistemas de autolocalización para los robots basados en visión computacional.

_ ¿Qué significó para tí estar en el Congreso del Futuro con Geminoid?

_Ser parte del equipo fue muy interesante, ya que tuvimos la posibilidad de relacionarnos con un académico extranjero y ayudarlo directamente en el armado y operación del robot Geminoid. Esto nos permitió no sólo conocer la tecnología “detrás” del robot -que en algunos aspectos es una obra de ingeniería impresionante, mientras que en otras no difiere mucho de lo que desarrollamos acá-, sino que también conocer una filosofía de investigación y desarrollo absolutamente distinta a la nuestra. En su visión del mundo, la cultura japonesa desarrolla tecnología “pura”, sin dar opción a connotaciones negativas, y absolutamente enfocada en mejorar la vida de las personas. Al contrario, en el mundo occidental la tecnología puede tener una connotación negativa, por ejemplo, a través de los desarrollos bélicos.

También fue interesante conocer su visión de la robótica, y entender por qué la mayor parte de sus procesos están enfocados en la construcción de robots humanoides, lo cual está justificado por el deseo que mencioné anteriormente de mejorar la vida de las personas y sus relaciones, lo cual sostienen que se logra de mejor forma entre dos individuos “similares”, -en apariencia al menos.

_ ¿Qué impacto causó la presencia de Geminoid en la comunidad asistente?

_De partida, era fácil apreciar la gran sensación que causó Geminoid en los medios de comunicación y en la comunidad en general, ya que no todos los días se tiene la oportunidad de ver un robot. Basta ver las emocionadas reacciones de la gente que visita nuestro laboratorio a conocer los robots NAO, por lo que pueden imaginar el interés de estar frente a uno como el Geminoid, que se asemejaba tanto a una persona. Las reacciones fueron mixtas: por un lado provocaba un cierto temor y perturbación, pero mayoritariamentemente la gente lo admiraba. Siempre la curiosidad era más fuerte y la gente se acercaba al Geminoid en las oportunidades en que era posible, y preguntaba cómo funcionaba, qué hacía, si se podía mover, hablar por sí mismo, ¡o hasta pensar! Con este tipo de eventos, queda muy claro que la robótica no deja indiferente a nadie.

_ Desde tu punto de vista ¿Qué significa la propuesta del creador de Geminoid para el mundo tecnológico?

_Tengo que admitir que, en lo personal, los robots humanoides que se asemejan a una persona no son precisamente de mi agrado, pero esta experiencia me permitió ampliar un poco mis perspectivas.

Antes de exponer las motivaciones del profesor Ishiguro al respecto, creo que es importante explicar por qué se llama Geminoid, lo cual enmarca muy bien el concepto detrás de esta idea. Acá hago eco de sus palabras y de las definiciones que he estudiado en los cursos de robótica en la Facultad:

Primero, recordar el concepto de robot que -en rigor- hace referencia a sistemas que integran hardware y software que son capaces de efectuar tareas autónomamente, es decir, “por sí mismos”, sin que sea necesario especificar explícitamente los pasos que debe efectuar. Así, una lavadora o cualquier electrodoméstico pueden ser automáticos (funcionan solos luego de ser configurados) no así un robot aspiradora que decide autónomamente su trayectoria identificando donde falta aspirar y no requiere que una persona le indique qué hacer.

Si escalamos un poco, podemos hablar de humanoides los cuales buscan asemejarse estructuralmente a un ser humano; con esto me refiero a que cuentan con una cabeza, brazos y piernas. Hay que reiterar que este parecido es sólo estructural, ya que su apariencia o funcionamiento son distintos. Un ejemplo de ello son los robots NAO que usamos en el Laboratorio de Robótica del DIE, los cuales son capaces de caminar, tomar objetos con sus brazos, bailar, etc, etc, además de muchas otras actividades que estructuralmente hacemos los humanos. Si el humanoide además posee una cara definida similar a un humano, se le denomina androide, y si la cara que posee es la de una persona real es un geminoide. Tanto los humanoides, androides y geminoides no tienen que ser necesariamente autónomos, muchas veces son sistemas electromecánicos muy sofisticados, pero que no están habilitados para efectuar tareas por sí mismos.

Con la definición anterior, queda claro que el Geminoid-HI es una representación de su creador. Sin embargo, no es autónomo sino tele-operado, ya que lo que busca estudiar es el concepto de presencia, es decir, qué define a un ser humano y cómo somos capaces de identificar o sentir si estamos frente a un humano o no.

Geminoid-HI logra una representación muy fiel de una determinada persona que se comunica con nosotros a través de él para analizar cómo reaccionamos. Eso fue lo que realizó Ishiguro el día de su presentación al hablar desde Japón a través del robot: imponer su presencia a pesar de no encontrarse ahí físicamente.

Así, el objetivo del Laboratorio de Ishiguro es diseñar y utilizar estas herramientas para descubrir qué nos define como seres humanos y cómo mejorar las relaciones entre los mismos humanos a través de la robótica, las cuales, en palabras del profesor Ogawa, son preguntas mucho más “fundamentales“.